Skip to Content

Recomendaciones en el Uso de Pirotecnia

Cuidados y recomendaciones en el uso de pirotecnia

Varios son los riesgos que la manipulación no adecuada de pirotecnia trae aparejado. Incendios, graves quemaduras en la piel y lesiones en las manos, ojos y oídos, son algunos de los principales peligros.

Llegadas las fiestas de fin de año, la utilización de pirotecnia suele incrementarse a gran escala. Muchas veces, el tiempo que transcurre entre el encendido y la explosión puede no ser el suficiente para que el usuario adopte una distancia prudencial. No obstante, también existen otros cuidados a tener en cuenta para evitar posibles accidentes tras una manipulación incorrecta.

Si bien, según voceros del Instituto del Quemado, el número de heridos por pirotecnia durante estas fiestas fue menor que en 2011, es importante tener presente los siguientes consejos detallados por el mencionado establecimiento sanitario.

Principales recomendaciones:

  • La pirotecnia no debe guardarse en los bolsillos.
  • Evite experimentar o detonar  dentro de frascos, botellas, latas u otros recipientes.
  • Nunca hay que tocar o acercarse a productos que no hayan explotado o que aparentemente se hayan apagado. Ante la duda, directamente arroje agua sobre la pirotecnia.
  • Apoye la pirotecnia en el suelo para encenderla y no la sostenga en la mano.
  • Evite usar pirotecnia en lugares cerrados y alejados de garrafas, estaciones de servicio, autos y cocinas.
  • La pirotecnia se parece a una pequeña bomba: jamás la apunte a personas, animales, ventanas o lugares peligrosos.
  • No debe ser manipulada cerca de niños.
  • Lea las instrucciones de uso.
  • Verifique que el recubrimiento combustible de la mecha no se agriete ni desprenda. La misma debe ser lo suficientemente larga.
  • La pirotecnia clandestina potencia los riesgos de sufrir un accidente, ya que suele ser de fabricación precaria y contiene pólvora blanca, cuyos componentes son clorato de potasio y aluminio en polvo. Esta mezcla es altamente peligrosa porque es muy sensible y puede estallar de forma espontánea.  En este sentido, es importante verificar que el producto cuente con la certificación del RENAR, el número de inscripción del fabricante (los productos nacionales codifican con una letra F seguida de un número tres dígitos y los importados con una letra I seguida también por un número de tres dígitos) y el código de registro (A-11: artificios pirotécnicos de bajo riesgo; B-3: Artificios pirotécnicos de riesgo limitado;  C4a y C4b: Venta controlada). 

¿Qué hacer en caso de accidente?

Se recomienda acudir al Instituto del Quemado o al centro de Salud más cercano. En caso de quemaduras o accidentes de diversa magnitud, lo primordial es aplicar agua fría sobre la zona afectada. Es importante no emplear cremas ni “remedios caseros” como manteca, aceites o dentífrico. Si se forman ampollas, no se deben reventar.

Back to top