Skip to Content

Seguridad Vial Infantil en el Automóvil

Seguridad vial infantil en el automóvil

Las sillitas o sistemas de retención infantil para el automóvil son la medida de seguridad más importante para los niños dentro del vehículo, porque previenen hasta el ochenta por ciento de todas las lesiones graves o mortales que pueden producirse en caso de accidente. En esta nota, entre otros tips, detallamos los principales aspectos a tener en cuenta para elegir el asiento infantil más adecuado y seguro, según sus propiedades y características.

Las estadísticas son alarmantes. Según el estudio “Asientos de seguridad para niños. Situación en Iberoamérica y el Caribe”, realizado por el Instituto de Seguridad Vial de FUNDACIÓN MAPFRE,  en Latinoamérica fallecen al año cerca de 6.500 niños menores de 14 años en accidentes de tránsito. Un dato muy preocupante que pone de manifiesto el enorme esfuerzo que debe realizarse para mejorar la seguridad vial de los más pequeños.

Ante este marco, la presencia de sillas infantiles en los automóviles representa un requisito indispensable para el cuidado y protección de los más chicos. Los expertos recomiendan optar por estos sistemas de retención en función del peso y la altura de los niños. Y remarcan que la edad es sólo orientativa. Por esta razón es necesario cambiar de asiento a medida que el niño crece, ya que tener una silla de muy buena calidad - si se descuida su colocación y estatura del niño - no tiene ninguna utilidad.

Tipos de sillas infantiles

Varios son los modelos de sillas infantiles existentes. Para los más pequeños, las primeras sillas que se utilizan son las del Grupo 0 y 0+, orientadas a niños de hasta 10 kilos, que corresponden aproximadamente a los 18 primeros meses de vida. La opción más segura para este grupo es una silla cubierta (silla cuna o huevito), colocada en posición contraria a la marcha y fijada con los cinturones de seguridad traseros. Los sistemas de tipo cesta, ubicados transversalmente, no son tan seguros, ya que el bebé queda demasiado suelto.

El siguiente grupo, compuesto por los niños de 10 a 18 kilos (hasta 4 años aproximadamente) requiere una silla infantil que se puede colocar en el asiento trasero, tanto en el sentido de la marcha o al contrario.

El tercer grupo, niños de 15 a 25 kilos, de 4 a 6 años, pueden utilizar una silla del tipo amoldador con respaldo, que les permite usar el cinturón del vehículo. No obstante, hay que asegurarse de que el cinturón no quede colocado sobre el abdomen del niño, sino sobre la cadera.

Por su parte, los niños de 22 a 36 kilos (de6 a 12 años), deben utilizar un amoldador que se regule en altura y que se coloque de modo que permita fijar el cinturón sobre la clavícula y la cadera del niño.

“El uso de estos sistemas reduce entre un 50 y un 90% las lesiones graves y mortales en los menores. En este sentido, es clave que en los países latinoamericanos se desarrolle una normativa técnica sobre el uso de sistemas de retención infantil, para que las sillas estén homologadas y sean seguras para los niños, así como evitar la coexistencia de legislaciones diferentes en el mismo país”, explica Julio Laria, director general del Instituto de Seguridad Vial de FUNDACIÓN MAPFRE.

Sentido contrario a la marcha

Tal como fue mencionado precedentemente, la utilización de sistemas de retención infantil resulta clave para prevenir lesiones en caso de accidente vial. Pero no es la única medida preventiva que hay que adoptar. También es esencial que los niños vayan sentados en los asientos traseros en dirección contraria a la marcha, todo el tiempo que sea posible, y lo más alejados posible de los airbags frontales y laterales.

En el caso de los bebés y los niños más pequeños, el cuello es una de las partes más frágiles de su cuerpo e ir sentados mirando hacia atrás, en caso de accidente, es mucho más seguro que mirar hacia delante. Esta posición previene hasta el 95 por ciento de las lesiones graves que sufre un menor, especialmente en la cabeza, el cuello y la espalda.

A la vez, es importante destacar que los asientos infantiles orientados hacia atrás nunca deben instalarse en una plaza que disponga de airbag frontal, excepto si éste ha sido debidamente desactivado. 

Otras medidas preventivas

Para viajar de manera segura con niños, también es conveniente no descuidar otras precauciones:
  • Cuando el niño viaja mirando hacia delante, el asiento más seguro es el trasero, principalmente el central.
  • Asegurarse de cerrar las ventanillas para evitar que los más pequeños se asomen o arrojen objetos que podrían causar un accidente; y
  • Además, el conductor debe evitar distracciones, moderar la velocidad y adecuarla en todo momento a las condiciones del tránsito.

Para obtener más información sobre Seguridad Vial Infantil, ingresar en la página especializada de FUNDACIÓN MAPFRE.

Back to top